D-Manosa

La D-manosa es un azúcar simple, de estructura muy similar a la glucosa. Nuestro cuerpo lo segrega en cantidades muy pequeñas y recubre las vías urinarias. Descubramos esta molécula utilizada recientemente en los complementos alimenticios...

Origen

La manosa es una osa de 6 carbonos, una aldohexosa. La raíz de la palabra "maná" proviene del "maná" cosechado por los hebreos durante el éxodo, que es la secreción dulce de ciertos árboles (la savia) que se encuentran en los desiertos de Oriente Medio. La D- manosa puede producirse mediante la oxidación del manitol, que es un edulcorante natural con un dulzor 0,7 veces superior al del azúcar. También es un azúcar que pasa rápidamente por el cuerpo sin ser absorbido.

Fuentes de alimentación

La D-manosa está presente en algunas frutas, especialmente en los arándanos. La D- manosa también se encuentra en cantidades significativas en la savia de algunos árboles y arbustos y en el maíz, y en cantidades más pequeñas en los melocotones, las naranjas, las piñas, las manzanas y los arándanos.

Fuentes de alimentación

La principal acción terapéutica de la D-Manosa es combatir las infecciones del tracto urinario, también conocidas como cistitis. La cistitis es una enfermedad muy común en mujeres y niñas. La causa del 90% de las veces es una bacteria intestinal llamada E.coli, que contamina la uretra. Esta bacteria, cuando llega a la vejiga, crea una infección llamada cistitis. La cistitis es muy dolorosa y debilitante, y en algunas mujeres es muy recurrente o crónica. En ese caso, puede ser peligroso para los riñones e incluso puede provocar una insuficiencia renal si no se trata adecuadamente. El tratamiento más común para la cistitis son los antibióticos, con todos los efectos secundarios que ello conlleva (problemas digestivos, infecciones vaginales, etc.). También sabemos hoy que no es aconsejable multiplicar los tratamientos con antibióticos por el riesgo de generar resistencias bacterianas. Aquí es donde entra en juego la D-manosa, un azúcar simple que recubre de forma natural las células del tracto urinario y que se encuentra en ciertas frutas. La D-manosa, cuando se absorbe como tratamiento, crea un señuelo molecular para que la E. Coli se adhiera en lugar de contaminar la uretra. El par D-manosa/E.Coli es finalmente expulsado en la orina, protegiendo la vejiga de la infección.

Dosificación

Por lo general, se recomienda una dosis diaria de 2-4 g de D-Manosa en forma de cápsulas, polvo o comprimidos, tomando 500 mg cada 2-3 horas durante al menos 5 días. Los síntomas suelen mejorar en 24 horas, pero es importante continuar el tratamiento hasta 2 o 3 días después de que los síntomas hayan desaparecido por completo. Si los síntomas persisten con la misma intensidad después de 3 días, consulta a tu médico para comprobar que la cistitis no ha sido causada por algo distinto a E. Coli. La D-Manosa puede tomarse como tratamiento, pero también como prevención de la cistitis, cuando uno se siente débil o frágil, o después de un curso prolongado de antibióticos, que puede causar una infección urinaria.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Como la D-manosa es un azúcar natural, es inofensiva y no causa ningún efecto indeseable cualquiera que sea la dosis prescrita. Como este azúcar no se metaboliza como los demás, no está contraindicado para los diabéticos o prediabéticos. Los niños y las mujeres embarazadas también pueden tomar D-Manosa.

Vayamos más allá... nuevos hallazgos científicos

En 2014 se llevó a cabo un ensayo clínico sobre la D-Manosa en polvo, en el que se investigó su efecto preventivo en mujeres propensas a la cistitis y acostumbradas a tomar antibióticos. Los investigadores compararon tres grupos de mujeres: el primero tratado preventivamente con D-Manosa, el segundo tratado sólo con antibióticos y el tercero sin tratamiento.

Los resultados mostraron que las mujeres del primer grupo -tratadas con D-Manosa- tuvieron menos recaídas que los otros dos grupos de mujeres. Estos resultados alentadores sugieren, por tanto, el efecto preventivo de la D-Manosa en la cistitis recurrente.

Lise Lafaurie - Diététicienne et nutritionniste

Lise Lafaurie

Diététicienne et nutritionniste, bonne vivante et décomplexante j'ai pour vocation de dépoussiérer la vision austère et vieillotte de la diététique traditionnelle. Auteur du blog Les Frites Vertes, la devise qui m'est chère "si c'est bon pour mes papilles, c'est bon pour mon corps".

  • Summary