Krill

El aceite de krill, pequeños camarones que viven en las frías aguas del Antártico, es rico en activos nutricionales que le confieren múltiples virtudes. Hay que centrarse en este precioso superaceite ...

Origen

El krill es un pequeño camarón translúcido con órganos luminiscentes que habita en las aguas frías de la Antártida. El krill mide entre 0,6 y 1 cm y se mueve en bancos de zooplancton que sirven de alimento a ballenas, focas y aves marinas. Por eso se les llama krill, que en noruego significa "alimento para ballenas". Las aguas muy frías de la Antártida, regularmente cubiertas de hielo y relativamente poco contaminadas, son un caldo de cultivo perfecto para el krill. La industria del krill es floreciente, pero está protegida por la Comisión para la Protección de los Recursos Vivos Marinos Antárticos y por las autoridades nacionales, para no amenazar la supervivencia de esta especie. El volumen de capturas está regulado desde 1993. En Asia y Rusia, el ser humano come krill seco desde hace mucho tiempo, y en Japón se utiliza como ingrediente de ciertos entrantes (sopas, ensaladas) y el krill fresco es muy apreciado en la alta cocina. Sólo recientemente, en el año 2000, se patentó un proceso de extracción del aceite de krill que permite conservar sus cualidades nutricionales, lo que marcó el inicio de la comercialización de este aceite milagroso.

Beneficios Nutricionales

El aceite de krill es una grasa, por lo que sus principales beneficios nutricionales provienen de los ácidos grasos o sustancias lipídicas que contiene. Es la alta concentración de omega 3 lo que hace que el aceite de krill tenga tanto éxito. Sin embargo, su contenido de omega-3 en bruto es ligeramente inferior al de otros aceites de pescado graso, con 75 mg de EPA y 45 mg de DHA por cápsula de 500 mg, frente a los 90 mg de EPA y 60 mg de DHA de los aceites de pescado. Sin embargo, el aceite de krill también contiene antioxidantes y fosfolípidos (40%) que preservan la integridad de los omega 3 y aumentan su eficacia. El principal antioxidante del aceite de krill es la astaxantina, una provitamina A liposoluble que pertenece a la familia de los carotenoides. El aceite de krill también contiene vitaminas E, A y D, así como cobre, hierro y zinc.

Beneficios y virtudes

Antioxidante

El aceite de krill es una fuente importante de astaxantina, un antioxidante muy eficaz de la familia de los carotenoides. Se dice que el valor antioxidante de este aceite es casi 300 veces mejor que el de las vitaminas A y E y 34 veces mejor que el de la CoQ10. Esta formidable capacidad antioxidante hace del aceite de krill un complemento alimenticio eficaz para combatir los efectos de los radicales libres en el envejecimiento celular prematuro. También es responsable de su efecto beneficioso en el sistema cardiovascular, en la prevención de enfermedades degenerativas como el Alzheimer y en ciertos cánceres (boca, garganta, esófago).

Alivia el síndrome premenstrual

Es el rico contenido en fosfolípidos del krill -conocido por regular el ciclo menstrual mediante la producción constante de hormonas sexuales- el responsable de su efecto positivo en el síndrome premenstrual. Por tanto, tomar suplementos de aceite de krill puede reducir en gran medida los síntomas asociados al ciclo menstrual, como el dolor abdominal bajo, la irritabilidad, la fatiga y la hinchazón.

Regula los niveles de colesterol en sangre y combate las enfermedades cardiovasculares

Gracias a su contenido en omega 3, ácidos grasos esenciales y antioxidantes, el aceite de krill es muy eficaz para regular el colesterol en sangre y prevenir las enfermedades cardiovasculares. Se realizó un ensayo comparativo con 120 personas(1) que padecían hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia. Entre 4 grupos de personas tratadas (el primero con 2 gramos al día de aceite de krill, el segundo con 3 gramos al día de aceite de krill, el tercero con un aceite de pescado y el último con un placebo), los resultados son evidentes: los dos grupos tratados con aceite de krill vieron reducirse sus niveles de colesterol en sangre en un 18% (grupo 2) y un 13% (grupo 1), el grupo tratado con aceite de pescado vio reducirse sus niveles de colesterol en un 5,9% y el grupo al que se le dio un placebo sufrió un aumento del colesterol en un 9,1%. En este estudio, los investigadores también encontraron un ligero efecto positivo en los niveles de azúcar en sangre.

Alivia los dolores articulares e inflamatorios

El aceite de krill tiene una gran capacidad antiinflamatoria, lo que le confiere propiedades antiartríticas. Un estudio canadiense realizado en 2007(2) demostró la eficacia del aceite de krill para aliviar la inflamación crónica y, en particular, la artritis reumatoide. Los investigadores estudiaron las variaciones en la tasa de proteína C reactiva, un marcador fisiológico de los procesos inflamatorios, que disminuyó en un 30% para el grupo tratado con aceite de krill, ¡en comparación con un aumento del 25% para el grupo de placebo!

Dosificación

Todavía no hay suficientes datos de estudios para sugerir dosis precisas, pero la dosis habitual oscila entre 500 mg al día (para aliviar la inflamación) y 2 g al día (para aliviar el síndrome premenstrual o reducir los niveles de colesterol). El aceite de krill suele presentarse en cápsulas de gelatina de pescado con una dosis de 500 mg.

Efectos secundarios y contraindicaciones

La toma de aceite de krill puede provocar una reacción alérgica en personas alérgicas al marisco. El aceite de krill tiene propiedades anticoagulantes y deben evitarlo las personas que toman anticoagulantes, las que son propensas a los hematomas o las que tienen problemas de sangre. Su consumo en dosis elevadas puede provocar hemorragias nasales en las personas propensas a ellas.   El consumo regular de aceite de krill también puede provocar náuseas o ablandamiento de las heces.

Referencias

1. Bunea R, El Farrah K, Deutsch L. Evaluation of the effects of Neptune Krill Oil on the clinical course of hyperlipidemia. Altern Med Rev. 2004 Dec;9(4):420-8..


2. Deutsch L. Evaluation of the effect of Neptune Krill Oil on chronic inflammation and arthritic symptoms. J Am Coll Nutr. 2007 Feb;26(1):39-48.

Lise Lafaurie - Diététicienne et nutritionniste

Lise Lafaurie

Diététicienne et nutritionniste, bonne vivante et décomplexante j'ai pour vocation de dépoussiérer la vision austère et vieillotte de la diététique traditionnelle. Auteur du blog Les Frites Vertes, la devise qui m'est chère "si c'est bon pour mes papilles, c'est bon pour mon corps".

  • Summary