Rábano negro

Origen

El rábano negro (ribes nigrum) es la baya del rábano negro, un arbusto muy parecido al grosellero, tanto que a menudo se le llama "el grosellero negro". Este arbusto frondoso suele medir entre 1 y 1,5 metros de altura y tiene flores verdes y naranjas. Crece sobre todo en regiones frías y montañosas, en zonas húmedas y sombreadas. La grosella negra, a diferencia de la mayoría de las plantas medicinales, era desconocida para los antiguos griegos y romanos. No fue hasta principios del siglo XII cuando la monja benedictina Hildegarda de Bingen recomendó en sus textos las hojas de grosella negra como ungüento para tratar la gota. En el siglo XVI se cultivaba en Francia, en el oeste y en el valle del Loira, y entonces se llamaba "pimentero" o "casia de Poitevin" y el botánico Gaspard Bauhin la cultivó por primera vez para convertirla en una fruta de consumo. En el siglo XVIII, se consideraba en Francia como una fruta milagrosa con múltiples indicaciones medicinales, hasta el punto de que muchos franceses la plantaban en sus jardines. Tradicionalmente, los herbolarios franceses utilizaban las raíces y las hojas para aliviar las inflamaciones y los trastornos artríticos.

Beneficios nutricionales

Estas pequeñas bayas son un auténtico concentrado de vitaminas, antioxidantes y minerales. Los rábanos negras son casi cuatro veces más ricos en vitamina C que las naranjas y son una de las frutas con mayor contenido en vitamina C. También contiene todas las vitaminas del grupo B (excepto la B12) en gran cantidad. En cuanto a los antioxidantes, sigue batiendo récords con su cóctel de polifenoles (oxoflavonoides y antocianinas en particular), carotenoides y vitamina E en grandes cantidades. Baja en calorías y azúcar, es una de las frutas con mayor densidad nutricional y menor densidad calórica. Por último, las grosellas negras son muy ricas en pectina, una fibra soluble que les confiere la capacidad de formar un gel viscoso en contacto con el agua. Por ello, las grosellas negras se utilizan a menudo para hacer coulis, jaleas y mermeladas. Además de su utilidad en la cocina, la pectina es una fibra saludable por excelencia, ya que ayuda a reducir el colesterol en sangre y a regular los niveles de azúcar en sangre. En cuanto a los minerales, las grosellas negras contienen mucho potasio, que ayuda al buen funcionamiento de los riñones y al metabolismo de los hidratos de carbono. En fitoterapia, las hojas y las semillas de la grosella negra se utilizan ampliamente. Las hojas se secan y se trituran finamente, y de las semillas de grosella negra se extrae un aceite rico en antioxidantes y ácidos grasos esenciales (ácido gamma linolénico GLA).

Beneficios y virtudes

Las bayas En zumo, fruta, jarabe o jalea, las bayas de rábano negro, gracias a su fantástico contenido en antioxidantes, tienen un papel de protección vascular. Son hipotensores y vasodilatadores. Un estudio de 20021 confirma su acción hipotensora y vasodilatadora en ratas. Estos antioxidantes también son útiles para retrasar el envejecimiento de las células al combatir el estrés oxidativo causado por los radicales libres. La pectina que contienen las bayas también es muy valiosa para regular el colesterol en sangre y reducir los niveles de azúcar en sangre. Durante la digestión, el gel viscoso que se crea en contacto con el agua recubre las paredes intestinales y frena la absorción de azúcares y grasas. Por último, esta pectina es un excelente supresor del apetito, útil para reducirlo durante las dietas y facilitar la pérdida de peso. Las hojas La Cooperativa Científica Europea de Fitoterapia (ESCOP) reconoce el uso medicinal de las hojas de rábano negro en el tratamiento coadyuvante de los trastornos reumáticos. Las hojas de rábano negro también tienen un interesante efecto diurético, lo que las convierte en un aliado de la desintoxicación.Aceite de semilla de rábano negro El aceite de semilla de grosella negra contiene entre un 11 y un 24% de GLA, un ácido graso de la familia de los omega 6. Se han realizado pocos estudios sobre el aceite de semilla de grosella negra. Un estudio2 muestra que la suplementación con aceite de semilla de grosella negra favorece la respuesta inmunitaria (protección frente a virus y bacterias) en personas mayores sanas. Otro3 sugiere su eficacia para reducir la presión arterial. Hoy en día, el aceite de grosella negra se recomienda principalmente para uso externo por sus propiedades antienvejecimiento.

Posología

No hay una dosis recomendada para las bayas. En zumo o extractos, cuando se utiliza por su poder antioxidante o su efecto diurético o supresor del apetito, puede consumirse diariamente sin limitación. No hay riesgo de sobredosis. Hojas: Se recomienda hacer una infusión de 10 a 12 g de hojas secas en una taza grande de agua hirviendo durante 1/4 de hora, dos veces al día. Existen extractos fluidos de las hojas, que pueden tomarse a razón de 5 ml dos veces al día antes de cada comida. El aceite de semilla de grosella negra se utiliza sobre todo en cosmética por sus propiedades antienvejecimiento. Puede utilizarse en preparados caseros o añadirse al aloe vera para obtener un líquido antiarrugas natural.

Efectos secundarios y contraindicaciones

No se recomienda el uso terapéutico del grosellero negro en mujeres embarazadas o en período de lactancia ni en niños pequeños. Las personas que sufren de insuficiencia cardíaca también deben evitar tomarla sin consejo médico. Los efectos diuréticos de las hojas de grosella negra pueden sumarse a los de otros complementos alimenticios o medicamentos diuréticos. Siempre es importante buscar el consejo de un médico o herbolario en caso de tratamiento concomitante.

Referencias

1. Nakamura Y, Matsumoto H, Todoki K. Endothelium-dependent vasorelaxation induced by black currant concentrate in rat thoracic aorta. Jpn. J. Pharmacol., 89, 29–35 (2002).
2. Wu D, et al. Effect of dietary supplementation with black currant seed oil on the immune response of healthy elderly subjects. Am J Clin Nutr. 1999;70(4):536–43
3. Deferne, J.L.; Leeds, A.R. Resting blood pressure and cardiovascular reactivity to mental arithmetic in mild hypertensive males supplemented with blackcurrant seed oil. J. Hum. Hypertens., 1996, 10(8), 531-537

Lise Lafaurie - Diététicienne et nutritionniste

Lise Lafaurie

Diététicienne et nutritionniste, bonne vivante et décomplexante j'ai pour vocation de dépoussiérer la vision austère et vieillotte de la diététique traditionnelle. Auteur du blog Les Frites Vertes, la devise qui m'est chère "si c'est bon pour mes papilles, c'est bon pour mon corps".

  • Summary